Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación. Unsam

Grupo 1

El mundo

El mundo

lunes, 19 de octubre de 2009

El Barrilete o La Cometa

También el barrilete es uno de los juegos muy antiguos. Este juego se atribuye al General Chino Han Sin, que lo inventó alrededor de 200 años antes de Cristo, para dar aviso de la llegada de refuerzos a una plaza sitiada; y también a Archytas de Tarento (440-360).
Es un juego universal y se lo puede denominar barrilete (hexágono), cometa, volantín, birlocha, milocha, cambucha, papalote, papelote, pandorga (redondo y muy grande), yuto (rombo), papagayos (en Venezuela), chingo o boquinete, chincha, zamurita; y hasta sirvió para que Benjamín Franklin, quien había puesto una vara de hierro en lugar de caña o madera, lo remontara en un día tormentoso, y atrajera hacia sí varios rayos, lo que dio lugar a la invención del pararrayos.
En la actualidad se evita remontarlo en las ciudades por los problemas de enredos con cables.
Tiene como característica que en muchos lugares lo jueguen tanto niños como adultos, y se realicen certámenes en lugares abiertos tanto de remontar el barrilete como del diseño con que se realiza.
En China es muy propio de los adultos hacer barriletes o cometas de diseño muy elaborado, con formas de dragones, peces, pájaros, pueden estar realizadas con papel de colores, papel de seda o con seda, y su armazón está elaborado con cañas partidas verticalmente y convenientemente raspadas (6 u 8 cruzadas), se atan allí tiros de hilo, y se le coloca una cola al barrilete, que sirve de contrapeso y que muchas veces hay que aumentar o disminuir para que remonte vuelo. En Venezuela el esqueleto se realizaba con varillas de verada, venas de palma de coco.
En América Latina son más comunes las formas hexagonales, estrellas, o con forma y color del equipo de fútbol preferido.
En las últimas épocas aparecen barriletes de plástico que se venden en jugueterías.
Estas cometas inician su ascenso cuando (con viento) sube y se le va largando hilo.
En Santiago de Chile, en 1796 se prohibió remontar cometas en el radio urbano, y en México en 1797 se amenazaba con prisión a quien remontara papelotes en azoteas y terrazas, por los problemas y accidentes que causaban, además de las batallas de volantines que ocasionaban entre los competidores.
El noveno mes del calendario chino se dedicaba al volantín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada